Todo en manos de Google…

Google Ad Manager es un servidor de publicidad con el cual esta firma se hace cargo, rx prácticamente, order de todas las facetas relacionadas a la gestión de sitios web. Para muchos, se trata de una invasión a la libertad de cada emprendedor y constituye un peligroso avance monopólico. Lejos de entrar en valoraciones personales, ofrecemos en este artículo algunas de las características de esta herramienta.

Con este mencionado servidor de publicidad, Google parece haberse transformado en el Microsoft de Internet: posee opciones para crear páginas con Google Sites, para manejar su publicidad con Adsense, el estudio de su comercialización con Google Analytics, el posicionamiento de las webs con Webmaster Tools y la gestión de la publicidad externa con Google Ad Manager, el servicio que hoy nos ocupa.

Más allá de las críticas que puede suscitar esta situación, es evidente que la amplia gama de soluciones que Google ha lanzado al mercado de Internet constituyen un paquete de servicios que, en cierta forma, condiciona a cualquier desarrollador o gestor de páginas web.

¿Trabajar para Google?

Por eso, algunos actores del negocio han avanzado un poco más hasta concluir que, con Google Ad Manager, un emprendedor web termina trabajando directamente para Google y no para su propio beneficio. Vamos a intentar comprender las variables que llevan a pensar de esta forma.

En principio, vale destacar que Google Ad Manager es una herramienta pensada para que sea posible una mejor administración de los inventarios de publicidad. De esta forma, los webmasters pueden definir su inventario de publicidad seleccionando los espacios en sus páginas que consideren más oportunos.

Para optimizar el rendimiento de estos espacios, Google ofrece un código HTML que brinda el acceso a la información más sensible sobre estos espacios dentro de las webs. Por ejemplo, se puede discriminar la cantidad de impresiones en un determinado período de tiempo, las impresiones por país u otros parámetros segmentados por cada espacio dentro de un portal.

Las ventajas

Evidentemente, estos datos son de gran utilidad para los emprendedores de proyectos web y para las mismas firmas anunciantes, ya que uno de los objetivos principales en el negocio es segmentar al máximo la publicidad, para poder en consecuencia ofrecer el anuncio adecuado a la persona indicada.

Por consiguiente, el aumento de información fidedigna sobre la efectividad de la publicidad online y su segmentación repercute, por un lado, en la posibilidad de incrementar ventas y ganancias para los webmasters y, por otro, para aumentar la efectividad de las campañas publicitarias por parte de los anunciantes.

Hasta aquí, todo sería color de rosa en el sistema con el cual se maneja Google Ad Manager. Sin embargo, acceder a tanta información de relevancia también tiene su precio para el emprendedor web…

Una información sensible

Según los principales especialistas del sector que han asumido una postura más crítica frente a Google Ad Manager, este sistema permite a Google examinar los dominios que posee cada webmaster, los registros de tráfico y cualquier otro dato de importancia sobre las páginas gestionadas por cada emprendedor que utilice esta herramienta.

De esta manera, Google sería capaz de obtener datos sobre socios y colaboradores y sobre los contratos de publicidad realizados por cada webmaster, accediendo además a una lista de contactos de los clientes publicitarios de cada sitio. Ante esto, muchos emprendedores creen que el objetivo real de Google es dirigir la venta hacia estos contactos.

Pero todo no termina aquí. Con la herramienta de este nuevo servidor, Google podría acceder a las tarifas que cada webmaster pauta por publicidades, ingresos extras por ubicaciones preferenciales de avisos, flujo de avisos en determinados momentos y otras cuestiones relacionadas.

En resumen, Google Ad Manager permitiría controlar todas las facetas del negocio del webmaster, incluso aquellas cuestiones de gestión comercial y de ingresos más internas y particulares. Asimismo, al combinarlo con otros sistemas que ofrece Google en otras áreas de la actividad, el “control” o injerencia parece más cercano a un manejo monopólico que a una completa y generosa colaboración. Por supuesto, cada cual podrá sacar sus propias conclusiones de acuerdo a sus experiencias particulares…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *