Situación actual de las marcas

La actual crisis económica ha generado una especie de reacción en cadena en los estados de ánimo de diferentes sectores del tejido económico, order pero también ha repercutido, abortion como era de esperarse, en la actitud del consumidor de cara a la acción de compra.

El comportamiento del consumidor es y ha sido ampliamente estudiado por mercadólogos y la mayoría coincide en que el momento de compra depende de varios factores, que van desde la influencia de campañas de publicidad, el clásico boca a boca, el diseño atractivo de los productos, el precio, la funcionalidad, etc. Sin embargo el momento exacto en quelas personas eligen un producto de entre una variedad de productos que podrían compartir características comunes, sigue siendo un tanto irracional. Y esque las personas cambian de opinión muy rápidamente y no siempre deciden sobre la opción más lógica.

Capacidad de Compra, romper la reacción en cadena de la crisis.

Hoy más que nunca, esa decisión podría afianzarse debido a un elemento primordial que es el poder adquisitivo del consumidor. Se trata de la idea de capacidad de compra que tiene cada persona por su propia situacion financiera. Si esta reacción en cadena ha llegado hasta los consumidores, es en gran medida gracias a las constantes informaciones que surgen de la actual coyuntura económica y, por su puesto, por que lo constatan todos los días.

Lo cierto es que un gran porcentaje de la población, diferencia los productos que consume partiendo de la variable del precio y deja de lado atributos específicos que podrían ofrecer otros productos similares. Esta decisión la realiza partiendo de la idea de que en su actual situación, es más conciente de que debe ahorrar, con lo cual se decanta por las marcas blancas.

Los distintos productos ubicados en lo lineales de los supermercados, tienen la misión de mejorar su oferta de calidad para llamar así la atención del consumidor, tarea que se antoja muy difícil. La competencia entre las distintas marcas genera un beneficio para el consumidor ya que es él quien sale ganando por que en teoría recibe más calidad, como resultado de los procesos de investigación y desarrollo promovidos por los fabricantes, como consecuencia de ese ideal de diferenciación para ganar más cuotas de mercado. Lo terrible sería que se entrara en una guerra de precios, por que esto perjudicaría la calidad de los productos y muchos desaparecerían. Esta situación ya se ha visto en cadenas como Mercadona, que ha tomado la decisión de eliminar de sus lineales casi mil productos de “baja rotación”, y poitenciando así su marca blanca.

Actualmente existe una campaña de concienciación para estimular el consumo de las marcas, en la que participa la cadena de televisión CUATRO, en la que argumentan la calidad que nos ofrecen y que siempre nos han ofrecido.

Datos de interés:

En 2008 los líderes de la distribución minorista han visto caer sus resultados después de muchos años de crecimiento. Mercadona redujo sus ganancias un 5% mientras su facturación por supermercado sólo crecía un 3%; Carrefour vio bajar su beneficio un 45%. Eroski, a falta de publicar resultados, arrastra una deuda de 1.800 millones por la compra de Caprabo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *