Seguridad vs Publicidad online

En los tiempos que corren, viagra order donde todas las artimañas que brinda la tecnología y la informática son válidas y pueden ser utilizadas en beneficio propio, se puede dar el caso, como de hecho ya existe, de empresas que “venden” a sus clientes información acerca de las preferencias de personas que habitualmente usan Internet, con el objeto de que se pueda ejercer sobre ellas campañas publicitarias por la web, obviamente personalizadas y de resultados más que aceptables.

De esta manera, con este “espionaje informático”, se podrían desarrollar con muchas posibilidades de éxito, nuevas maneras de publicitar por medio de la red.

Todo esto, que suena bastante ilegal o por lo menos carente de todo sentido ético, sucede en varios países y es una tendencia que lamentablemente se está generalizando en forma muy rápida.

Siempre fue un tema delicado el de la privacidad por Internet, en el cual los usuarios se sienten invadidos por las grandes compañías que dicen presente en la Web.

Pero en los últimos tiempos la polémica es mucho mayor debido a un nuevo sistema para analizar las costumbres y los hábitos de navegación por la red que han desarrollado algunas empresas.

Esta situación se está dando ya en muchos países, pero parece ser que Inglaterra fue uno de los pioneros.

Estas empresas se dedican a conectar directamente a aquellos que publicitan online con los potenciales clientes de acuerdo a los hábitos de éstos en la red, de forma de optimizar todo lo posible el sistema de publicidad vía Internet.

Esto personaliza al máximo la publicidad, cosa que bien entendida y llevada a cabo en forma correcta es uno de los principios en los que se basa la publicidad online, pero que aquí ocurre como consecuencia de una especie de “espionaje” en el que la empresa en cuestión se inmiscuye en las partes de la navegación de los usuarios que sin ninguna duda son consideradas privadas, como por ejemplo su correo electrónico.

Espionaje a través de Internet

Entonces, usuarios que a través de sus mails o sus visitas a la web muestren interés en determinados temas, se verían bombardeados por publicidad relacionada con esos temas en otros sitios que visiten, gracias al rastreo hecho sobre sus gustos por estas firmas “espías”, y luego informados los resultados a sus clientes.

En Inglaterra ya comenzaron las campañas para juntar firmas y peticionar a las autoridades que legislen rápidamente en este delicado tema, por el cual se transforma en un hecho peligroso el tráfico de cualquier dato mediante la Web, ya que parece ser que todo puede ser averiguado por intermedio de los métodos usados por estas compañías, que en teoría sólo sirven para optimizar los servicios de publicidad online, pero que en la práctica pueden desembocar en cualquier tipo de delito informático.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *