La publicidad viaja sobre ruedas

Lo que hoy en día podría parecer una afirmación sobre la marcha de algún tipo de publicidad, prescription no es ni más ni menos que, cialis literalmente, erectile la forma en que muchas empresas están dándose a conocer o publicitando sus productos.

Tanto en España como en cada vez más países, la publicidad móvil en todo tipo de vehículos, particulares y de transporte público, es una herramienta publicitaria de relativamente bajo costo que, de hecho, es vista por miles de personas a lo largo del día.

Estas empresas que comenzaron hace algún tiempo a publicitar en vehículos, están obteniendo hoy por hoy una muy buena relación costo-beneficio, aunque el problema comienza a aparecer cuando hablamos de los propietarios de los vehículos, a quienes se les presentan varios puntos adversos.

¿Me convendrá publicitar en mi coche?

En general, salvo muy contadas excepciones, no se le suele pagar mucho al dueño del vehículo para que publicite en él.

Por otra parte, y como una forma de ayudar en forma “subliminal” al producto y/o empresa que se publicita, se requiere de los vehículos características muy precisas en cuanto a modelo, antigüedad, estado de conservación, etc…

Se suele requerir, además, tópicos muy precisos, tales como kilómetros diarios que recorra el vehículo, lugar de residencia y trabajo del propietario; recorrido, en caso de tratarse de un transporte público; concepto y credibilidad si se trata de coches de alquiler privado; trayectoria de la empresa si son coches de alquiler sin chofer, y muchas otras cuestiones que, obviamente, achican el universo de los vehículos en condiciones de ser usados para publicitar en ellos.

Es por esto que, muchas veces, los dueños de vehículos particulares o los encargados de empresas de transporte de pasajeros de todo tipo, desisten rápidamente de esta forma de obtener algún dinero extra con sus unidades.

Una forma de publicitar que se expande

Sin embargo, y a pesar de los inconvenientes que se mencionaron más arriba, son cada vez más las personas que creen haber hallado en este tipo de publicidad móvil, tanto propietarios de vehículos como publicitantes del más variado origen, y representantes de cada vez más agencias de publicidad, una forma de incrementar sus ingresos o de lograr cumplir con las pautas de difusión de productos y/o servicios que se pautaron al cerrar un trato publicitario.

Finalmente, cabe señalar, como otro punto a favor de permitir publicitar en vehículos de su propiedad, que en muchos casos al móvil en cuestión se le instala un sistema de control GPS, que le sirve al propietario como un ítem más de seguridad para su localización en caso de robo, y al publicitante como un medio de controlar el recorrido y la ubicación de su “bien publicitado”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *